Enseñar con materiales reales en el aula de inglés.

photo credit:  via photopin (license)

photo credit: via photopin (license)

Cuando hablamos de enseñanza de idiomas a adultos, el uso de materiales reales es algo habitual y común en las clases. Pero cuando a niños se refiere, es algo menos habitual y extendido. Parece que para enseñar a niños debemos adecuar los textos y materiales, y no estamos muy habituados a enseñar con materiales reales. Sinceramente, creo que esto es un error por varios motivos.

En primer lugar, los materiales reales son mucho más fáciles de preparar, es más, en muchas ocasiones ni si quiera tenemos que preparar nada. Pero esta no es la única ventaja, estos materiales además:

  • Contienen un lenguaje real.
  • Son fácilmente accesibles.
  • Motivan a los alumnos.
  • Preparan al alumno para situaciones reales.
  • Construyen la confianza del alumno.
  • Facilitan un contexto real para presentar un determinado vocabulario.
  • Suponen un reto o desafío para el alumno.

Ayer estuve en la conferencia anual para profesores del British Council, y este fue uno de los temas que se trataron.

Me gustaría compartir con vosotros algunos de los recursos que se mencionaron en una de las clases o ponencias, porque creo que a muchos profes os puede dar ideas para poner en práctica en el aula y, a muchos papás os vendrá genial para repasar con los peques en casa.

1. Pelis cortas.

El uso de cortos o mini películas está genial porque nos ofrece un “contexto” sobre el que trabajar de forma rápida. 

Simplemente poniendo en Youtube Pixar short films tendréis multitud de películas de dibujos cortas, de menos de 5 minutos, con las que podéis trabajar con los peques, ¿cómo?

  • Actividades previas a la visualización.

Si decidís utilizar una de estas películas cortas en clase, podéis realizar multitud de actividades en torno a ellas. Antes de ver el corto, podéis pedir a los niños que prevean qué pasará. Para guiarles, podéis mostrarles una serie de screeshots o imágenes de la peli, con estas imágenes podéis pedirles que:

– Ordenen las imágenes tal como creen que sucederán en el corto.

– Intenten adivinar qué pasará en cada una de esas escenas.

– Traten de adivinar o recordar los nombres de los personajes.

Los cortos de Pixar generalmente están basados en pelis que todos hemos visto. Por eso, para los peques es más fácil hacerse una idea de qué podría pasar, cómo se llaman los personajes, qué roles tendrán en la historia, etc.

  • Actividades posteriores a la visualización.

Antes de ver el corto, díctales algunas preguntas, ponedlas en común y asegúrate que todos han entendido la información que tiene que extraer de la visualización.

Yo voy a utilizar como ejemplo este corto basado en la peli de Monstruos, una de mis favoritas 😉

Algunas preguntas que podrías hacerles, por supuesto en inglés, a la hora de visualizar este corto:

  • ¿Quién se ha comprado el coche?
  • ¿Por qué se ha comprado este coche?
  • ¿Qué le pasa al coche nuevo?
  • ¿Crees que el monstruo que se ha comprado el coche se arrepiente?

Puedes ir parando el vídeo y que vayan contestando las preguntas. Con niños más pequeños o peques de menos nivel puedes darles varias alternativas de respuestas y que tan solo tengan que elegirlas. Esto, en realidad, es algo que tú puedes ir adaptado en función de cómo sean tus niños y de las necesidades que creas que tienen.

Puedes pensar también en preguntas más sencillas como ¿de qué color es el coche?, etc.

Tras responder a estas preguntas puedes pedirles que describan y dibujen su coche ideal para posteriormente ponerlo en común con el resto de los compañeros.

Otras ideas de actividades que podéis realizar tras ver el corto son:

  • Verdadero o falso. Dales algunas frases relacionadas con la historia y ellos tiene que decidir si son verdaderas o falsas.
  • Películas sin voz. Puedes ponerles la peli sin sonido, y que traten de descubrir qué dicen los personajes y qué está pasando. Posteriormente, les pones el sonido y juntos veis quién llevaba razón.
  • ¿De quién es esta voz? Una actividad similar pero a la inversa es poner la pantalla en negro y que los niños solo escuchen. Pídeles que intenten adivinar de quién es la voz que están escuchando y a qué momento de la historia se corresponde.
  • “Act it out”. Tras ver la peli podéis ser vosotros los que actuéis. Divide a los niños en grupos en función del número de personajes de la historia y actuad imitando la historia que acaban de ver.
  • ¿Qué viene ahora? Cuando estéis viendo la peli, párala. Pídeles que intenten adivinar y describir qué viene después. Luego vuelve a poner la peli. ¿Quién consiguió adivinarlo?

2. Libros.

Los libros también pueden ser una fuente de actividades buenísima.

Coge un libro adecuado al nivel y características de tus alumnos. En el caso de los libros, también puedes realizar actividades previas y posteriores a la lectura.

  • Actividades previas a la lectura.

Pídeles que traten de imaginar qué pasará en la historia. Puedes darles algunas imagines del libro desordenadas y pedirles que las ordenen.

Si son pequeños o su nivel no es muy alto, puedes hacer unas tarjetas describiendo lo que pasará en cada imagen y que tan solo tengan que unir la imagen con la descripción.

Además, puedes darles una imagen de cada personaje y pedirles que piensen qué personaje es y qué rol tendrá en la historia.

Otra actividad que puedes hacer con ellos es prever la historia a través de los titulares del cuento o libro.

Word Splash es una actividad que puede ser divertida y que también puede ser una buena actividad previa. Consiste en preparar a los alumnos una hoja llena de palabras descolocadas. Básicamente, lo que tienen que hacer es unir estas palabras para realizar frases que tengan que ver con la historia, o con lo que creen que sucederá en la historia.

Tras leer el libro, juntos podéis ver si se han cumplido las ideas que los alumnos habían generado uniendo las palabras.

  • Actividades posteriores a la lectura.

Tras leer el libro, podéis ver si se cumplieron vuestras previsiones, pídeles que preparen un pequeño resumen de la historia, etc.

Si, además, decides hacer actividades basadas en el libro, no tienen porque girar en torno a él. También puedes realizar actividades relacionadas.

Por ejemplo, si estáis leyendo un libro en el que el protagonista va a hacer la compra, puedes realizar una actividad en la que tengan que unir el nombre de la tienda con el nombre de la persona que vende esos productos: baker con bakery, butcher con butcher’s, etc.

Otras ideas de actividades posteriores:

  • ¿Qué harían…? ¿Qué habrían hecho los demás personajes si hubieran estado en el lugar del protagonista?
  • Role play. Cada niño adquiere el rol de uno de los personajes y podéis llevar a la realidad una de las escenas del libro.
  • Story board. Un storyboard no es otra cosa que un conjunto de ilustraciones mostradas en orden que sirven como guía para entender una historia. Los niños pueden preparar su propio story del libro que acaban de leer. Esta actividad también la puedes realizar de forma previa a la lectura.

Si te decides a utilizar materiales reales en tu clase de inglés, es una cuestión de echarle un poquito de imaginación y un poquito de creatividad y, te aseguro, que son una fuente genial de actividades para nuestros estudiantes.

Como siempre, gracias por estar ahí. Espero que estas actividades te resulten útiles con tus peques.

 

“Educar no es fabricar adultos según un modelo sino liberar en cada hombre lo que le impide ser él mismo, permitirle realizarse según su ‘genio’ singular.”

Olivier Reboul

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *