Cuál es la edad adecuada para iniciar el aprendizaje de una lengua. Parte 1.

Es indudable la importancia que el aprendizaje de una segunda lengua tiene para todos nosotros. Son muchos los trabajos en los que se asume el dominio del inglés por parte de los candidatos y esto va en aumento. Por eso es de suma importancia que nuestros hijos y alumnos cada vez tengan un dominio mayor de la lengua que supondrá su valor diferencial de cara al futuro.

¿Cuándo debe iniciarse el aprendizaje o adquisición de una segunda lengua? ¿Cuál es la edad más adecuada? ¿Cómo hacerlo? Estas son preguntas que muchos papás se hacen a la hora de elegir centro escolar o decidir de que modo introducir a sus hijos en el aprendizaje de idiomas.

Niña aprendiendo

En este post y en el de la semana que viene, vamos a ver la edad más adecuada y el porqué de esta edad considerando diferentes puntos de vista, desde estudios realizados por importantes universidades y lingüistas, hasta lo que tiene que decir la Unión Europea al respecto, de modo que cuando terminéis de leerlos tengáis una visión global para ser capaces de tomar vuestras propias decisiones en base a datos objetivos.

¿Qué dice la Unión Europea sobre este tema?

Para comenzar a sentar unas bases objetivas, conviene mencionar el estudio que la Unión Europea encargó en 2004, sobre los trabajos de investigación publicados, las buenas prácticas y los principales principios pedagógicos que sustentan el aprendizaje temprano de lenguas. El informe resultante fue publicado en 2007 y titulado “Los principales principios pedagógicos subyacentes a la enseñanza de lenguas a alumnos en edad temprana”, este estudio afirma que el inicio temprano del aprendizaje de las lenguas puede ofrecer importantes ventajas a los alumnos, ya que activa los mecanismos naturales que estos poseen para la adquisición de lenguas, al mismo tiempo que se amplía el periodo de aprendizaje en el que se les ofrece una experiencia lingüística e intercultural, ofreciéndoles una serie de beneficios que se verán reflejados en el desarrollo personal, lingüístico, acústico, cultural, social y cognitivo, de los alumnos además de en su autoestima, perseverancia y participación.

Con el objetivo de respaldar el aprendizaje temprano de las lenguas, la UE desarrolló El plan de acción para el aprendizaje de lenguas y la diversidad lingüística, que establece que, cito textualmente:

“Los estados miembro deben garantizar el aprendizaje efectivo de lenguas en las escuelas infantiles y de Primaria, ya que es en este periodo cuando se configura la actitud hacia otras lenguas y otras culturas y se sientan las bases para el aprendizaje futuro de otros idiomas. […] Los estudiantes más jóvenes toman así conciencia de sus propios valores e influencias culturales al tiempo que aprecian otras culturas, se vuelven más abiertos y se interesan por los demás. […] Los padres y los educadores deben ser mejor informados respecto a los beneficios de este tipo de actividades a edades tempranas.”

Además de confirmarnos que el aprendizaje de una lengua debe realizarse a edades tempranas, algo que seguramente ya todos sospechábamos, la UE responde a otra de las preguntas que nos planteábamos al principio de este post, ¿cómo hacerlo? Y establece una serie de prácticas adecuadas para el aprendizaje temprano de las lenguas extranjeras:

1. Crear contextos significativos. Los cuentos e historias suponen un entorno idóneo para la comprensión, producción e interacción oral. Desde mi punto de vista, estos contextos deben estar relacionados con la vida del pequeño, de manera que le resulten familiares y fáciles de recordar. Contarle cuentos que le resulten familiares y ante los que se sienta identificado, hará que recuerde mejor y posteriormente utilice parte del vocabulario que hemos visto aplicado a su propio entorno.

2. El aprendizaje de lenguas por imitación es muy eficaz en edades tempranas. Por eso las canciones, rimas y juegos son tan efectivas a estas edades. Otro tipo de actividades por imitación, como el teatro, también resultan sumamente efectivas.

3. Es importante elaborar modelos y prácticas, puesto que ayudan a estructurar lo que sucede en el aula. Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre la importancia de crear rutinas en la vida de los peques, y lo mismo sucede con el aprendizaje de idiomas.

4. Máxima exposición al idioma. Con máxima exposición se hace referencia a que no solo el profesor debe ser el que transmita el idioma al alumno, además, debemos utilizar recursos como los bits, tarjetas de vocabulario, canciones, juegos o páginas y recursos como los que comentamos en “Las mejores páginas web para practicar inglés con tu hijo”. Lo importante es que el pequeño pase el mayor tiempo posible en contacto con el idioma que estamos trabajando.

5. Implicación de los padres. Es esencial que los objetivos de la enseñanza y el aprendizaje de lenguas extranjeras estén claramente definidos y que tanto los padres como los profesores tengan conocimiento de ellos para poder trabajar en paralelo para conseguir los objetivos propuestos.

6. Es importante la continuidad y progresión. Es decir, debe haber una continuidad entre los diferentes niveles educativos, para que todo el esfuerzo y trabajo previo no sea en vano.

En el post de hoy hemos visto como nos plantea la UE que debemos afrontar el aprendizaje-enseñanza de una segunda lengua a edades tempranas, pero son muchos los autores que han hablado de este tema.

La semana que viene veremos con detalle diferentes estudios que han tratado este tema y la opinión de algunos neuropsicólogos respecto al aprendizaje precoz de las lenguas.

Besos a todos,

Cada uno tiene su manera de aprender.

Paulo Coelho

 

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *