Cómo evitar la ansiedad ante los exámenes.

photo credit: Braiu Homework via photopin (license)

photo credit: Braiu Homework via photopin (license)

Si tienes un peque en 3º de Primaria, seguramente sabrás que estos días se están llevando a cabo las pruebas de evaluación externa que se establecieron con la LOMCE, para evaluar las competencias de los alumnos, tanto de 3º como de 6º.

Yo tengo muchos peques en 3º, y estos últimos días han estado especialmente nerviosos con estos exámenes.

Pero parece que no es una cuestión puntual, si no más bien algo generalizado, cada vez más habitual y que, debo decir, que me tiene bastante preocupada.

¿Cómo es posible que un niño o niña de 8 años se ponga casi malito cada vez que tiene un examen? ¿No es posible que estemos presionándoles demasiado con las notas? ¿Con la “importancia” de ser el mejor?

Hoy quiero dejaros algunos “truquillos” que, desde mi punto de vista, os ayudaran a evitar la ansiedad ante los exámenes, tanto si sois profes como padres.

¿Qué podemos hacer como profesores?

  • Evita la palabra examen.

Son muchos los centros educativos los que durante la etapa de educación primaria evitan la palabra examen, sustituyéndola por palabras como ficha.

Si nos vamos a la RAE y leemos la definición de examen, veremos que el concepto en sí trae implícita una connotación de “control”.

Examen:

  1. Indagación y estudio que se hace acerca de las cualidades y circunstancias de una cosa o de un hecho.
  2. Prueba que se hace de la idoneidad de una persona para el ejercicio y profesión de una facultad, oficio o ministerio, o para comprobar o demostrar el aprovechamiento en los estudios.

¿¿¿Idoneidad??? ¿Y el que no aprueba un examen no es idóneo…?

  • Explica por qué hay que hacer esta “ficha”.

Los profesores nos hemos metido en una dinámica en la que apenas justificamos a nuestros alumnos nada de lo que hacemos.

Si les explicáramos los porqués de aquello que hacemos, conseguiríamos que entendieran mucho mejor las cosas, y que por tanto, más adelante, fueran capaces de tomar sus propias decisiones, no que esperen a que los demás las tomen por ellos.

Explica a tus alumnos que hacemos estas fichas para repasar los conceptos que hemos trabajado, y así asegurarnos que hemos aprendido todo bien. Para que, si no hemos entendido algo, volvamos a repasarlos.

  • Evita las situaciones de competitividad.

Algunos profesores cantan las notas en alto. No entiendo muy bien las “ventajas” pedagógicas de este método, pero desde mi punto de vista es contraproducente.

Creo que, al igual que nos tomamos nuestro tiempo para explicar determinados conceptos, debemos tomárnoslo para dar las notas a nuestros alumnos y explicarles en qué han fallado.

Aprovecha algún momento en el que tus alumnos estén trabajando para darles las notas. Ve llamándoles uno a uno. Piensa en un halago que no tenga que ver con su nota, sino con sus conocimientos. “Buen trabajo con el mapa”, “Ya veo que nos sabemos genial los ríos”, etc. Ensalza lo positivo y luego entra en el detalle de aquello que tiene que mejorar, pero evita frases negativas como “No sabes…”, “No has estudiado…”.

Por último dales su nota. Pero mostrándoles que la importancia no está en el 7 o el 9, sino en aquello que hemos aprendido.

Obviamente no vas a poder evitar que tus alumnos compartan las notas entre ellos. No vas a poder evitar comentarios tipo: “Yo tengo un 9 y tú un 6”, pero seguro, que poco a poco, y tras mucho trabajo, conseguirás que tus alumnos “compitan” por los conceptos, “Yo me sé los ríos”, y no por las notas numéricas. Ese tipo de competitividad, sí les ayudará a mejorar 😉

  • Ensalza siempre la parte positiva.

Absolutamente todos nuestros alumnos, sean más o menos brillantes, o más o menos estudiosos, tienen algo positivo.

Cuando les des su nota, ensalza esa parte positiva, y haz que los demás también sean conscientes de ella. Así evitarás las etiquetas negativas.

  • Fomenta el trabajo en equipo y la colaboración.

Hace un tiempo hice un infográfico sobre cómo fomentar el trabajo en equipo y la colaboración.

Creo que los exámenes y cómo los planteemos, tendrá mucho que ver con esto.

Piensa que, a través de los exámenes, puedes ver cómo van tus alumnos, qué conceptos controlan mejor y peor para fomentar el trabajo en equipo. Si Pedro ha entendido genial la prehistoria, pídele que lo explique al resto de sus compañeros, y así con los demás. Puedes crear grupos de discusión y colaboración. Muchas veces, entre ellos, pueden explicarse y entender mejor determinados conceptos que nosotros ya les hemos explicado de otra manera.

¿Qué podemos hacer como padres?

El papel de los padres para evitar la ansiedad también es fundamental. Como padres podéis poner en práctica los consejos anteriores, pero además…

  • Comunicación constante con sus profesores.

La comunicación entre padres y profesores debe ser contante. Es fundamental que la línea de actuación sea la misma en casa y en el colegio. Si sus profes no lo están haciendo como deberían ayúdales. Tú eres el que mejor conoce a tu hijo o hija. Transmíteles esa información privilegiada y seguro que todo será mucho más fácil.

  • Organizar el estudio.

Si dejáis todo para el último día vendrán las situaciones de tensión y agobios.

Organiza las materias para todos los días hacer un poquito. Así conseguirás crear rutinas y evitar que tu peque se agobie con demasiada materia en un día.

Si todos los días vais repasando, los conceptos se asentarán mejor y el día antes del examen solo tendréis que repasar.

  • No les presiones.

Resta importancia a la calificación en sí. Explícales que al colegio vamos a aprender. Que las notas simplemente son para que los profes puedan saber cómo van, pero que lo realmente importante es que entiendan aquello que se les explica.

Si tu hijo ha sacado un 6 pero has visto que ha estudiado, no les regañes. Intenta comprender por qué ha sido, quizá sea por que se pone nervioso a la hora de plasmar sus conocimientos sobre el papel. Si es así debes trabajar ese nerviosismo.

Vivimos en una sociedad es la que la competitividad está al orden del día. Solo se premia a los que tienen éxito, a aquellos que “consiguen” algo, pero, ¿qué significa conseguir algo? ¿Acaso los intentos fallidos no son pequeños éxitos para alcanzar nuestros objetivos?

Debemos transmitir a nuestros peques esa idea. La idea de la importancia del proceso, más que del resultado en sí.

¡Seguro que trabajando juntos lo conseguiremos! 😉

¡Gracias por estar ahí!

Un abrazo,

Cristina

“Cuando cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian.”
Wayne Dyer

 

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *